domingo, 23 de octubre de 2016

Sobreviviendo

   Últimamente las cosas "han apretado" ese fue el término que decidí otorgarle a la supuesta "mala racha" la cual verdaderamente opino que no existe, creo que la mayoría de las personas olvidan que somos seres humanos y que no siempre obramos bien y que hacer el bien es un estado de conciencia elevado que por lo general se llega a través de experiencias fuertes, recomiendo no tomarse las situaciones difíciles de la vida como algo personal, son momentos necesarios que componen la vida. Este 2016 definitivamente no ha sido mi año (emocionalmente hablando) seguramente en el campo laboral se me han presentando diversas oportunidades las cuales agradezco infinitamente a dios y al universo, pero en un plano espiritual siento que las cosas simplemente no "cuajan", es algo mas o menos así cuando tu obra no esta finalizada pero no sabes que mas agregarle, así.

   Posiblemente muchos hemos experimentado esa sensación de "no pertenecer a ningún lugar" y hemos presenciado esa dualidad interna que constantemente se pregunta si estas haciendo lo correcto, si en realidad todo lo que estas haciendo es agradable, no solo para ti sino para los otros también, estar en un constante autoexamen es bastante agotar e innecesario, pero por razones no justificadas me encuentro en una situación como esa.

   En este momento abiertamente comparto lo duro y complicado que ha sido para mi el tema de crecer empezando porque ni siquiera se como describir mis emociones es una guerra fría en donde no esta pasando nada pero al mismo tiempo esta pasando todo tan absurdamente lento que piensas que es un chiste o una especie de flash back amarillento en la vida de Deadpool..
   Este momento no se le parece a ningún otro y actualmente me encuentro en ese "va y ven" que muchos conocemos el cual no me avergüenza reconocer, esta etapa donde no se con exactitud que hacer ¿Cuales son los pasos?, ¿Esta bien si lo hago de este modo?, "Quiero asegurarme de hacerlo todo bien, es que no quiero lastimar a nadie", siempre he dicho que no se puede ser feliz sobre la infelicidad de nadie, ni siquiera sobre la propia, no se puede construir un palacio en un lugar donde no conocemos, y darlo todo cuando sabes que su destino es regresivo, no hay amor donde existe el miedo y no hay fuerzas donde no se tiene fe.

    No se trata de esperar que cada encuentro social sea una aventura inolvidable, pero me gusta dar lo mejor de mi a las personas, a los momentos, a las situaciones, a la vida como tal siempre podemos sumar con nuestra presencia y conservar un lindo recuerdo de cada cosa que hacemos. Me siento en ese sentido bastante afortunada jamas pensé conocer tanto amor viniendo de otras personas hacia mi, jamas pensé en que tendría tanto cuando ahora mas que nunca siento que no tengo nada.

     Toda esta burla emocional quizás muy mal escrita se que me va resultar graciosa después de un par de años, pero ser paciente en la realidad de Venezuela es como una condena, hace tiempo escuché a mi ángel susurrarme al oído "cuando dios quiere salvar a alguien le envía amor, aun cuando ese alguien no quiere ser salvado" es como si supiera cual es mi destino, pero veo demasiado difícil encontrar el camino.

     No soy tan especial como para ser la única que se siente perdida a los 22 años de edad en un país donde no el futuro no existe, pero se que cuando hacemos las cosas con el corazón no importa cual camino tomemos el que sea nos va conducir a nuestros sueños.

    Seguramente este 22 de Octubre del 2016 no sea el dia mas esperanzador del año, pero es una de las muchas oportunidades que he tenido para vivir y quiero hacer algo digno con esta bendición.

No hay comentarios:

Publicar un comentario